Walt Disney

Nunca jamás

Ella paseaba a Walt en brazos y todo hacía parecer que aquel sería un buen día. Los pajaritos cantaban, las nubes se levantaban y su marido, al lado, empujaba el carrito del bebé. El señor Don Gato estaba sentadito en su tejado, maullando, buscando con la mirada a otro gato que desaparecía por momentos, pero…